César González ¿Cómo comenzó a leer, hablar, escribir, filmar?

         

Aquí un poema "Exomologesis" que también es el título a su más reciente filme:

Exomologesis.


aventuras sociológicos
construyeron una nave inmobiliaria
fundaron la antropología de los decorados
personajes conceptuales de piel blanda
gladiadores del no se qué
el vaso de agua que no puede ser interpretado
con la válvula fracturada
hacen perdurar el motor
un alfombra infinita a barrer
una escalera horizontal de interrogatorios
ofertas excitacionales
enrolamientos arteriales
mascaras editoriales
formularios sensoriales
temor ante la sombra del ser
placer al alcanzar el baldío centelleante
el cemento coaccionador
con los ojos inanimados
el rechazo al hachazo
a lo que irradia el martillazo
esta pulsión a los delantales blancos
esta propuesta muda pero llena de música
a los diagnósticos médicos de literatura fantástica
a los certificados bárbaros de evolución
a lo que sople todo átomo de rebeldía
el movimiento de los artilugios hidráulicos
al servicio de un inmueble hechizado
la obsesión por la higiene moral
la obnuvilación orgásmica de la humillación
todos los candados que cierran el amor
la gran guiñada de ojo universal
un secreto que no depende del lenguaje
ese rincón donde el ser es y simultáneamente no
los ángulos soberbios de nuestras pasiones
negar el encanto divino de respirar
todo lo que tiene de geométrico el dolor
aprender a nadar en la vida rebalsado de virtudes
retratar las lineas claustrofóbicas de la modernidad
reforzar el intento cinematográfico
por colonizar al menos el envoltorio del alma humana
el idéntico objetivo de una pequeña minoría de autores
con la misma cantidad de pesimismo
que de romántica certidumbre
una danza ritual en memoria del Tanathos
un baile de robots filosóficos
del cristianismo a Grecia
los afectos rentángulados
una oda a la arquitectura
sanciones para salvarse.

Comentarios

Lo más visto

Jacques Lacan: "Jamás hable de formación analítica...no hay formación..." 3/11/1973

Jean Allouch : Dos analíticas del sexo

Felix Guattari: Vértigo de la inmanencia