¡Leer huellas, signos, del ciervo sobre una piedra! ¿Eso es un imposible? Hay que hacerlo


Los signos de un siervo: Cómo leer su escritura sobre en una piedra, prólogo Alberto Sladogna

Había algo que unía, en la antigua Mesopotamia, diferentes formas de conocimiento. Había una actitud orientada al análisis de las experiencias de situaciones singulares  sólo por medios de rastros, ntomas, indicios. Los textos de jurisprudencia mesopotámica se basaban en la discusión de una casuística muy concreta. Se trata del paradigma del signo, indicial o adivinatorio, qu se dirigía al pasado, al presente o al futuro. Hacia el futuro, la adivinación. Hacia el pasado, el presente y el futuro, al mismo tiempo, se disponía de los signos, los síntomas tomados como signos en su doble aspecto: aquí pasa esto y desde aquí puede llegar a ocurrir esto otro. Se vislumbra un paradigma de los signos presentado por unos de los  gestos,  tal vez el más antiguo de la historia intelectual del género humano: el cazador que, tendido sobre una piedra lisa, escudriña los rastros dejados por su presa.

El cuerpo, el lenguaje y la historia de la humanidad quedaron sometidos por primera vez a una squeda desprejuiciada, que excluía por principio la intervención divina. Es obvio, el análisis, los analistas, entre otros, que de tan decisiva mutación, que por cierto caracterizó la cultura de la polis, aún hoy somos los herederos. Menos obvio es el hecho de que en ese cambio tuvo papel preponderante un paradigma definible  del signo, definido como sintomático o indiciario,que definió sus métodos reflexionando sobre la noción decisiva de ntoma (semejón) sólo observando atentamente registrando con extrema minuciosidad todos los síntomas afirmaban es posible elaborar "historias" precisas de las enfermedades individuales: la enfermedad genérica es, de por sí, inaferrable, la situación del enfermo, del analizante es accesible por sus signos.

Los signos dejan la descubierto la ausencia de transparencia que tiene la  realidad, así obtuvo, obtenía y obtiene con RSI legitimación un paradigma paradigma indicial que, de hecho, opera en diversas y múltiples esferas de actividad dentro del vasto territorio del saber conjetural estaban incluidos, entre muchos otros, los dicos, los historiadores, los políticos, los alfareros, los carpinteros, los marinos, los cazadores, los pescadores, las mujeres… Las mujeres se niegan a caer bajo el saber o el conocimiento de los llamados "hombres" -un ejército de uniformados. Los mites de ese territorio del signo estaba significativamente gobernado por una diosa, la primera esposa de Zeus, que personificaba la adivinación mediante el agua,  así estaban delimitados rminos tales como "conjeturas", "conjeturar" . Pero este paradigma permaneció implícito avasallado por el prestigioso (y socialmente más elevado) modelo de conocimiento elaborado por Platón, aplastamiento que se continua so-pretexto de LA cienca, LA matemática... Lacan con su ternario infernal de RSI desplegó y dejo abierto un horizonte conjetural -termino "conjetura" que aparece aquí y allá en sus Escritos y seminarios orales. RSI propone un paradigma pragmático, a condición de que operen los tres al mismo tiempo, sin predominio de uno sobre otro, sin molestarse ni aplastarse.

                           

Comentarios

Lo más visto

Jacques Lacan: "Jamás hable de formación analítica...no hay formación..." 3/11/1973

Jean Allouch : Dos analíticas del sexo

Felix Guattari: Vértigo de la inmanencia