Desesperanza.Tricotomias flores ante desierto real @sladogna

          

                                                       Admito plenamente que hay una 
                                                       locura poco
                                                       común por las tricotomias[…] 
                                                       Me siento obligado,
                                                       en aras de la verdad, 
                                                       a hacer tal cantidad de tricotomías,
                                                       que no puedo sino preguntarme si 
                                                       mis lectores, en especial aquellos
                                                       que están en camino de conocer cuán
                                                       común es esta enfermedad, llegarán a 
                                                       sospechar o incluso opinar 
                                                       que soy una víctima de ella
                                                       Charles Santiagos Sanders Peirce, 1910

Un inicio: Quizás llegó el tiempo de "forzar alguna re activación de la palabra", ese horizonte estará dado por la semiótica, una disciplina que parte del signo al que toma por su objeto, así destacar que es ahí "donde está el obstáculo para captar al significante como tal". El signo supone alguien a quien  hace signo de algo.

Los signos son triadas, son elementos ternarios: Así cuando estamos frente a un fenómeno, es decir, cuando cualquier cosa se presenta ante nosotros en cualquier sentido ¿Cómo abordar esa cosa? Sólo mediante tres categorías que han de ser "las tres clases de elementos" que una percepción atenta puede reconocer en el fenómeno.

¿Que es un fenómeno? Peirce es claro, se trata de "Algo de la experiencia exterior que llama nuestra atención, o puede ser el más extraño de los sueño, o una de las conclusiones más abstractas y generales de la ciencia".

Un cuadro nos hace signo solo si estamos tomados por él, si no nos interesa, por más cultura, estudios y anuncios publicitarios no quedaremos afectados por eso que el signo que nos presenta ¡Extraño! Algo semejante ocurre en los encuentros amorosos, hay un signo que nos atrapa. Incluso, por qué no, se puede llegar a alguien que no sea de este credo: alguien a quien hacerle signo. La extrañeza de leer los textos de Freud o los de de Lacan producen signo para quien dice que eso "no se entiende" o "es muy complicado" o "no se puede leer". En cada ocasión está el signo. ¡En primer lugar no crean que el signo no es asunto mío, bajo el pretexto de que yo definí al significante como nadie se había atrevido a hacerlo! Por el contrario es lo primero y será también lo último .(J. Lacan, Radiofonia, Siciliccet 2/3, 1970)L Pero hizo - hacia- falta en psicoanálisis un gran desvío para confesar que en el principio solo está el signo, el mundo de los signos posibles. La tricotomía infernal del real, del simbólico y del imaginario

Pintar un cuadro es fabricar un signo, no es una representación de nada, solo es una presentación signos. Pintar un cuadro en acto con los pinceles de la vida, darle vida al cuadro, al mismo tiempo compartirlo con otros, eso hace  signo que encontrará o no, un significante.

¿Cómo? La caída del emporio paternal hace aparecer en la vida de cada quien una imagen: el desierto del real. Esa imagen causa muchas cuestiones subjetivas: tristeza, desesperanza,inhibiciones, parálisis, "depresiones muy profundas", como las que vivió Jacques Lacan al ser expulsado de lo que era el mundo del psicoanálisis en 1964 o como las que vivió Félix Guattari al salir de la primavera del 68 y comenzar a vivir el  invierno que siguió a la misma; la tristeza que invadió a la generación de 1968 luego de la noche de Tlatelolco; la desesperanza que azotó a algunos argentinos a partir de la tormenta del desierto que aniquiló las utopías compartidas en los años setenta; incluso: la desilusión de los zapatistas cuando creyeron posible la firma los acuerdos de San Andrés y el Estado -sus partidos, el conjunto de la clase política sin excepción- sacaron de sus anchas mangas el "NO, de ninguna manera". Es interesante cada una de estos fenómenos subjetivos condujo a varias personas a iniciar una análisis ¿A qué se deberá?

La desesperanza es abierta por el desierto del real - Cfr.: el filme "Matrix"- es paradójica, genera terribles padecimientos, mismos que se llevaron y se llevan vidas vivibles, como la de Rubén Espinosa foto periodista asesinado en el DF, México junto con Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Alejandra y Nicole. Al mismo ese desierto real como cualquier desierto es un terreno, es un lugar en el que hay cosas que florecen, florecen otras vidas posibles,  otros posibles, otras posibles formas de vida.

El siguiente vídeo pone en discusión algo ¿Cómo hacer público un cuadro? ¿Cómo hacerle un público a ese cuadro? ¿Será posible sacarlo del lugar de encierro del museo? Ante la desesperanza ¿abrir el museo al publico y cambiar la articulación entre ambos 'Es otro posible? Estas cuestiones quizás no sean tan alejadas de cuestiones subjetivas de inhibición, de síntoma, de angustia, de terror que al encontrar una articulación con otros cambian, algo cambian, cuando algo cambia  -aunque sea minúsculo-las cosas cambian.
Aquí el vídeo:

             

Comentarios

Lo más visto

Jacques Lacan: "Jamás hable de formación analítica...no hay formación..." 3/11/1973

Jean Allouch : Dos analíticas del sexo

Felix Guattari: Vértigo de la inmanencia