Laboratorio Lacan 1973: Los que sobran...

Laboratorio Lacan 1973:
Lo/s que sobra/ban; Droga goces heré(ó)ticos ¿posibles?*
*A cargo de Alberto Sladogna y…

Una nueva semiótica sólo es capaz de crearse…por una transformación…Por traducción y transformación se forman nuevos regímenes de signos puros…aquí encontraremos…una transemiótica (a la manera de Deleuze y Guattari)

…lo que hasta ahora se ha calificado, de modo puramente policial, como toxicomanía…que un día estuviésemos en posesión de un producto que nos permita recoger informaciones sobre el mundo exterior, no veo cómo una contención policial podría ejercerse…J. Lacan

estos indios tienen ahí no se qué de una relación que persiste con la sola presencia sobre los monumentos,…me parece algo enigmático y… por esta especie de lazo invisible…una relación conservada con lo que hay de tan sensible…estos cultos antiguos, esta cosa de la cual no comprendieron nada sino un efecto de horror, por todos lados presentes, por todos lados enganchada en formas de la divinidad que no es otra que el objeto a .  J. Lacan

                    
 Desde México hasta Argentina se despliega una guerra contra los que sobra(b)an: los matables (uccidibiles). Su pre texto: lucha contra las drogas. Así se cometió la masacre contra jóvenes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, Guerrero, México. El  26/09/2014 organizaban una colecta para asistir a una marcha del 2 de octubre de 1968 –masacre de Tlatelolco, Plaza de las Tres culturas, México, DF. Los estudiantes fueron baleados  por uniformados y luego por personal tercerizado, vestido de civil.

A Julio César Fuentes Mondragón lo torturaron, le arrancaron los ojos y desollaron su rostro –técnica de los soldados kaibiles de Guatemala-; otros estudiantes 43 fueron desaparecidos (“levantados” ) y nada se sabe de su paradero.

Se trata de los que sobra(b)an, Agamben les llamó matables (uccidibile,) su destino: la fosa común, sin nombre, sin nada de nada, sobran, el sistema del Estado los descarta. Vivimos la sociedad del descarte guiada por su razón cartesiana (Descartes): los que sobran.

Subrayo: estos jóvenes tienen nombre y apellido, sus padres y madres practican la resignación como su forma de duelo, sus congéneres guiados por el dolor practican una nueva forma de duelo. Los indígenas zapatistas cerca de veinte mil, respondieron con una marcha en silencio: “Su dolor es nuestro dolor”, silencio que rompió la “privacidad” del dolor.

Las guerras contra quienes sobran  fueron precedidas, entre otros, por tres hechos del arte: ”La virgen de los Sicarios” que relata la experiencia vivida por su autor, Fernando Vallejo; “Pecados de mi Padre“ filmada bajo el nombre de Sebastián Marroquín por el  hijo de Pablo Escobar, líder del cártel de Medellín, Colombia; una telenovela: ”Pablo Escobar: El patrón del mal

Götz Aly escribió su investigación personal: Los que sobraban (Die Belasteten. Euthanasie 1939-1945. Einse Gesselschaftgeschichte, 2013). El autor da cuenta de la maquinaria fascista del deseo que convocó y logro hacer participar de forma directa e indirecta a profesionales médicos, enfermería, sacerdotes, familiares para descartar a los discapacitados (síndrome de Down, epilepsia, psicosis, enfermos incurables, psicóticos, homosexuales…) El deseo no es ajeno a la barbarie civilizada.

Las drogas ¿Solo tienen un componente criminal? ¿Será así? Sigmund Freud inventó el psicoanálisis a partir de la cocaína, una droga producida cuando la ciencia accedió a los componentes químicos de la hoja de Coca. Y los pases o sobrepases nazales de los que disfrutaba (Disfrute del objeto) Se pasó de la coca a la cocaína. El capitalismo inventó algo más: ungüentos, bebidas espirituales hasta llegar a la famosa bebida de Cola. Enjoy-Cola .En Bolivia, para citar una experiencia,  hay una cultura que no es drogo fóbica, una forma en que la vida con la coca no se reduce al orden criminal ¿A qué se deberá?

Las drogas de forma trasversal regresan al diván: las drogas legales ordenadoras –se dan para que el cuerpo funcione “bien”; las drogas del consumo herético: marihuana, cocaína,….drogas del consumo pobladas por el objeto “a”; el objeto “b” y el objeto “c” –objetos que Deleuze y Guattari le propusieron a Lacan. Ciertas articulaciones de las drogas con el goce heré(ó)tico guardan una relaciones múltiples con la herética  trinitaria de Jacques Lacan . Esas drogas no son ajenas al horizonte de prácticas del amor, más bien cuestionan, el horizonte de otras formas del amor. Se trata, quizás, de un amor ante los tiempos del cólera eugenésico.

En las transformaciones analógicas vemos con frecuencia cómo la droga…su exaltación amorosa, pueden formar expresiones pre-significantes que hacen frente en forma subversiva  al régimen significante normativo. Resisten mediante segmentos con una polivocidad inesperadas. Las multiplicidades son una defensa. Se señaló que al introducir los signos monetarios en África provocó una transformación analógica muy difícil de manejar (incluyendo una transformación destructora).  Los negros americanos cantan en inglés haciéndolo estallar, lo hicieron y lo hacen conocer o esperar a James Joyce, se adelantaron a él, haciendo un uso presignificante o incluso contra significante del cotorreo (lalangue). Los ritornelos del narco corrido ¿A qué responden o de qué responden? ¿Cuál su componente libidinal herético? El tango se decía de él que era una expresión de los delincuentes.

La circulación de las drogas produce una mutación –de la coca a los carteles de la cocaína, de la tribu al consumo de las tribus urbanas. Asistimos a una transformación lúdica, cómica, trágica que muestra el componente o carácter fascista del deseo, como señaló Foucault. Asistimos a la tercerización de la mano de obra asesina –régimen del sicariato- con la aplicación de un plan de Estado destinado a eliminar a los que sobra(ba)n: Ayotzinapa, Guerrero, México, la escuela normal agraria sobra, fue eliminada del presupuesto y su puesto eliminado. Sobrantes arrojados en una fosa común. Es el retorno de Auschwitz sin campos visibles. Las transformaciones fascistas vienen articuladas por traducciones simbólicas, cuando el régimen significante “solución” toma el poder.

La droga, su circulación, su producción, su consumo, sus finanzas es un régimen semiótico y para enfrentarlo, en el análisis corresponde darle un lugar, al menos, un poco de  lugar a la heré(ó)tica que se produce. Esa herética libidinal es producida. Enfrentar y participar de la mutación de una semiótica dominante con su atmosfera no es tarea de una operación de traducción por más “inteligencia” (Oh my God!) empleada para destruir los “neologismos” de otra lengua.

Lacan señaló el silencio indígena (23/03/1966) que vivió en México –los zapatistas marcharon en un silencio aturdidor; Deleuze y Guattari convocan los escritos de  Castaneda quien mostraba cómo el indio – y una transformación de él, los campesinos y los jóvenes del campo- combate los mecanismos de interpretación para instaurar una experiencia semiótica presignificante o incluso un diagrama asignificante: ¡Me fatigas! ¡Experimenta en lugar de significar y de interpretar! ¡Encuentra tú mismo tus lugares, tus territorialidades, tus desterritorializaciones, tu régimen, tus líneas de fuga! ¡Semiotiza tú mismo en lugar de buscar en tu infancia prefabricada y en tu semiología de occidental...!

Detener el mundo fue una de las apuestas radicales que transmitió, transmite  el análisis ¡Y por qué no recuperarla transformando su componente performativo! ¡ Detener este mundo de hoy, no el porvenir! Esa experiencia heré(ó)tica de las drogas ¿Por qué  regalarla al biopoder de la medicina y a sus socios la mafia del Estado y el Estado de la mafia a nombre de limitar el goce?

Es una lucha,que como tal no implica tener claridad suficiente ¿Cómo fabricarse un CsO (cuerpo sin órganos) que no sea el CsO canceroso de un fascista en nosotros?  Artaud –señalan Deleuze y Guattari- no cesa de afrontar esta dificultad. Artaud indicó que Hitler haría lo que hoy hacen los carteles tercerizados del Estado: el capitalismo produce sobras y ellos los eliminan por su goce herético ¿Cuál goce? No se soporta el estilo de vida de los jóvenes de esa normal agraria, se los eliminó con la anuencia de los políticos, de sus partidos y de sus intelectuales ¿En qué lugar quedaremos los analistas? O si ustedes quieren ¿cómo quedará cada analista, cada uno, uno por uno, respetando su gloriosa singularidad?

Lacan interrogado por la democracia en el análisis y por las relaciones con la medicina, dice algo: …Los diversos productos que van desde los tranquilizantes hasta los alucinógenos. Esto complica singularmente el problema de lo que hasta ahora se ha calificado, de modo puramente policial, como toxicomanía…que un día estuviésemos en posesión de un producto que nos permita recoger informaciones sobre el mundo exterior, no veo cómo una contención policial podría ejercerse…Desde el punto de vista del goce, qué es lo que un uso ordenado de lo que se llama… tóxicos, puede tener de reprensible…, salvo si el médico entra francamente en lo que es la segunda dimensión característica de su presencia en el mundo, a saber, la dimensión ética…lo que yo llamo goce en el sentido en que el cuerpo se experimenta, es siempre del orden de la tensión, del forzamiento, del gasto, incluso de la hazaña. Incontestablemente, hay goce en el nivel donde comienza a aparecer el dolor, y sabemos que es sólo a ese nivel del dolor que puede experimentarse toda una dimensión del organismo que de otro modo permanece velada.

Se está frente a un nudo multicausal: drogas, hetére(ó)tica libidinal, formas del duelo, formas del amor, carteles, políticas de “solución” ante quienes “sobran”,… Esa multiplicidad tiene más preguntas que respuestas, es solo un posible inicio u otro inicio posible.

Están invitados a participar del Laboratorio Lacan 1973: este argumento es un bricolaje de temas, de interrogantes a desplegar. La actividad se llevará a cabo el día sábado 22 de noviembre del 2014. Participación mínima en los gastos será de $20 pesos argentinos, 2 U$A, o 2 Euros. Los interesados en participar se dirigen a : Alberto Sladogna sladogna@gmail.com  así recibirán la  bibliografía y el lugar de efectuación del laboratorio.


Comentarios

Lo más visto

Jacques Lacan: "Jamás hable de formación analítica...no hay formación..." 3/11/1973

Jean Allouch : Dos analíticas del sexo

Felix Guattari: Vértigo de la inmanencia