Les Luthiers, artesanos de "elchamuyo" o "elcotorreo", presentación A.Sladogna


Lacan insertó en el psicoanálisis la dimensión del lenguaje para dar cuenta de su función y su campo en la cura de un análisis. Esa dimensión fue reducida -hasta 1969/1970- como siendo la cadena significante. En ese año un tropezón, un lapsus de Lacan reveló una cuestión: no hay cadena significante dado que el significante llamado uno (1) no alcanza, no hace lazo, con el significante llamado dos (2). Eso tiene una consecuencia: no hay cadena significante y tampoco hay lugar para el sujeto -que sería ubicado como lo que es representado por un significante para otro significante- en concreto, respecto solo de ese sujeto se puede indicar: No hay sujeto.

A partir de allí en Lacan adquiere lugar los llamados neologismos; el lapsus cambia de estructura al ser tomado como un invento producido en la superficie, ya no remite al más atrás -la historia de las ocurrencias- ni tampoco al más allá, se trata de tomarlo allí en el momento en que florece. Ese es el lugar para elcotorreo o el chamuyo, cada una de ellas son formas formas de nombrar los efectos de la lengua compartida. Recordemos que nuevamente Lacan gracias a un lapsus en su lengua, la que él habló, en lengua francesa nombró elcotorreo o elchamuyo como lalangue.
Aquí una nos presentan elcotorreo o elchamuyo

      

Comentarios

Lo más visto

Jacques Lacan: "Jamás hable de formación analítica...no hay formación..." 3/11/1973

Jean Allouch : Dos analíticas del sexo

Felix Guattari: Vértigo de la inmanencia