El acto, sus caras ¿Una cara real?, Alberto Sladogna, psicoanalista, @sladogna


En otros términos, las dos caras del chiste —es él mismo [Freud] quien se expresa así— son, por una parte, esta cara de ejercicio del significante,…,la esencial polivalencia que tiene en relación al sentido, la función creadora que tiene en relación al sentido, el acento arbitrario que aporta en el sentido. Esta es una de las caras. Lacan, 4/12/1957


El acto analítico, el acto fallido o el acto logrado presentan varias caras: una de ellas es la cara significante, una máquina de hacer hablar a quien es tomado por el acto y a quienes viven efectos o consecuencias del mismo. A partir de allí surge un interrogante ¿Qué ocurre con su cara real? Estudiemos un acto, un lapsus que surgió en voz de Jacques Lacan.

La cara real ¿es performativa?

Jacques Lacan el 4 de noviembre de 1971, una sesión de su seminario oral:

Tengo necesidad de fechar. En fin, 10 años antes, se habla hecho otro hallazgo que no era malo tampoco, con respecto a lo que debo llamar mi discurso. Yo lo había empezado diciendo que el inconsciente estaba estructurado como un lenguaje. Habíamos encontrado una maquina formidable: a los dos tipos que mejor habrían podido trabajar en esa línea, hilar este hilo, les habíamos dado un muy lindo trabajo: Vocabulario de la Filosofía.

 ¿Qué digo?, "Vocabulario del Psicoanálisis" [de Laplanche y Pontalis]. Ustedes ven el lapsus, eh? En fin, eso vale por el Lalande. "Lalengua" (lalangue), como lo escribo ahora —no tengo pizarrón.. .bueno, escriban lalengua en una palabra; es así como lo escribiré de ahora en más

¡Miren qué cultivados son! Entonces no se oye nada! Es la acústica? Querrían hacer la corrección?

No es una d, es una g. Yo no dije el inconsciente está estructurado como lalengua, sino que está estructurado como un lenguaje, volveré sobre esto más tarde.
Pero cuando, se les encargó a los responsables de los que hablé hace un rato, el Vocabulario del Psicoanálisis, es evidentemente porque había puesto a la orden del día este término saussuriano: "la langue", que, lo repito, escribiré desde ahora en una sola palabra. Y justificaré por qué.

Y bien, lalangue no tiene nada que ver con el diccionario, cualquiera sea. El diccionario tiene que ver con la dicción, es decir, con la poesía y con la retórica por ejemplo. No es poca cosa eh? Va de la invención a la persuasión, en fin, es muy importante. Sólo que no es justamente este aspecto, el que tiene que ver con lo inconsciente.

Dejo de lado el paso del francés al castellano de un significante nuevo que apareció en esa sesión, surgió  en boca de Lacan: lalangue. Elcotorreo o elchamuyo quizás sean unos vehículos para pasar al castellano ese significante nuevo con cierta pérdida inevitable.

Solo pretendo llamar la atención de un hecho, Lacan no interpreta el lapsus, deja de lado su cara simbólica, su aspecto significante. Ese día Lacan  lo recibe en su cara real performativa: es hacer algo con unapalabra, se hizo el pasaje de Lalande –apellido del  autor del Vocabulaire technique et critique de la philosophie (1902-1923 /1973)- atravesando la lengua -término empleado por Ferdinand de Saussure en su Curso de lingüística general, 1913- con solo un acto de hablar se inventó: lalangue un “significante” [¿un signo?] que ya no es Lalande ni tampoco es la lengua. Ese “significante” ya no se dirige a otro pues ese Otro ya no existía, según sostuvo Lacan (1966), luego añadió  no hay Otro (1967).

El componente performativo del acto de hablar – un lapsus es un acto- es sugerente desplegar el estudio de John Langshaw Austin, Cómo hacer cosas con  palabras; los diversos componentes performativos del hecho de hablar son desplegados por tres textos de Claudia Weiner: Una    vuelta    de    onomatopeya,    Opacidades    2,       elp,    2002,    Bs.    As (http://www.psicoanalisisclaudiaweiner.net/art%C3%ADculos-­‐psicoanalisis/); La    promesa    performativa    de    la    ciencia    ficción,    artefactos    1, revista    de    la    elp,    México,    DF.,  Ortega    &    Ortiz editores;  ¡Shhhhh…! , ( artefactos    2    revista    de    la    elp,    México    DF/ Buenos    Aires,    Argentina).

Un término del orden doctrinario se introduce en la enseñanza de Jacques Lacan a partir de un lapsus: su invención como término doctrinario tiene consecuencias no solo sobre la teoría sino sobre la experiencia de un análisis. Subrayo una: se produce un lapsus, no se solicitan asociaciones – no se requiere hurgar en lo profundo- pues ese lapsus es un real que no tiene una historia previa; es algo que se inventa sin dirigirlo a nadie en particular; ese lapsus parece mostrar una singularidad disruptiva, un real no  afectado por una ley previa, ni subsumido por ella, más bien la cuestiona, verb.: la doctrina anterior respecto de la lengua fue cuestionada por lalangue.

Por último - a condición de desplegar, en otro momento, varios de los componentes ofrecidos por la aparición delcotorreo/delchamuyo/lalangue- el acto performativo de ese lapsus desplaza el lugar asignado al “neologismo”, en particular, los que pueblan la enseñanza oral de Jacques Lacan. Elchamuyo/elcotorreo/lalengua afectan al sujeto barrado ($) abriendo  espacio al parlêtre que modifica de nueva cuenta la teoría de Jacques Lacan.


Comentarios

Lo más visto

Jacques Lacan: "Jamás hable de formación analítica...no hay formación..." 3/11/1973

Jean Allouch : Dos analíticas del sexo

Felix Guattari: Vértigo de la inmanencia