martes, 20 de marzo de 2012

"Transmisión escrita de temas del psicoanálisis*" por Rebeca González Rudo


*Presentación de artefactos, revista de psicoanálisis de la elp,#2, Guadalajara, Jalisco,México,10/03/2012 por Rebeca González Rudo. Usted puede acceder a la presentación en vídeo y audio en http://www.elsaborsaberdelpsicoanalisis.org/

Estoy muy honrada de compartir con ustedes esta jornada de conversaciones. Siempre es un placer visitar esta hermosa ciudad y aunque los acontecimientos de ayer parecen ensombrecer el panorama, aquí estamos reunidos como una señal de que se pueden seguir haciendo cosas. Agradezco a María Gutiérrez, a Flavio Meléndez y a Francisco Javier Santana su generoso esfuerzo por hacer posible que estemos hoy aquí. Agradezco también a Rossella Mendoza Bergamaschi por compartir con nosotros su magnífico documental, y a Rossella Bergamaschi y a Miguel Ángel Paz Frayre por acompañarnos en estas conversaciones.

La aparición de una revista como artefactos lleva consigo un gusto, un gusto por ver en el papel o en la pantalla algo que se ha realizado, algo que logró desprenderse y plasmarse desde las ideas y obsesiones de unas cuantas personas. Pero no solo eso, es además de una celebración y un pretexto, algo que principalmente, creo yo, nos lleva a acometer la razón fundamental de cualquier publicación y, en buena medida, abordar desde este esfuerzo editorial lo que es una labor que nos corresponde como analistas y que finalmente tienen que ver con lo mismo, y que bien podríamos decir se reduce al ámbito de la transmisión.

Transmitir algo, por modesto que sea, es poner al alcance de otros ese algo, un conocimiento, una herencia, una experiencia. Pero, ¿cómo transmitir a otros: analistas, analizantes o no analistas y no analizantes, esta experiencia que es el análisis? ¿Cómo transmitir una experiencia que en principio es subjetiva, personal? ¿hay algo de lo personal que no sea del ámbito de lo transmisible en un análisis, de eso personal que siempre es lo colectivo? En fin, preguntas que derivan de una práctica y que desde la trinchera de una publicación como artefactos se tratarán de ir respondiendo, discutiendo, debatiendo.
La palabra transmisión proviene del latín trasmittere, que viene de mittere, que quiere decir meter, y significa entre otras cosas, hacer llegar a alguien mensajes o noticias, enviar, lanzar. Traspasar, hacer pasar a otro una cosa de un lado a otro.

Transmitir es de lo que se trata en un análisis, del analizante al analista y a la visconversa…

Pero también en la transmisión del psicoanálisis hay otras cosas, algo más que recuentos o registros del paso por el diván o una declaración de enseñanza, hay una vuelta de tuerca sobre lo que se transmite para entender el lugar donde se sitúa el sujeto, el sujeto del inconsciente, el lugar donde se sitúa el analista, y, más en extenso, el lugar donde se sitúa el psicoanálisis en el lazo social.

Como dice Alberto Sladogna en el número 1 de artefactos: “El análisis para desplegarse se apoya en las elaboraciones de otros analistas y de otras prácticas y gracias a esto se inventa en cada experiencia”. Es esto lo que nos llevó en primer lugar a plantear la necesidad de editar una revista como esta en México, y en particular este número 2, El inconsciente es la política… ¡Ahdios!
¡Ah!, Dios?
¡adiós!
Agh! Dios

Divertimento que tiene que ver con el discurso, sus decires y actuaciones, artefactos del discurso que gracias a los cuales es posible anudar y reanudar de una manera distinta la experiencia. Inventarse con cada experiencia, reinventarse con cada número.

A-r-t-e-f-a-c-t-o, que según el diccionario de la Real Academia de la Lengua —entre otras acepciones— quiere decir; 1.) obra mecánica hecha según arte, 2.) carga explosiva o 3.) en medicina, en el trazado de un aparato registrador, toda variación no originada por el órgano cuya actividad se desea registrar.

Así, nuestra artefactos, en plural, como un órgano cuyo trazo, a diferencia de lo buscado por la medicina, cae en el registro con todo y las variaciones introducidas por el medio circundante, ¿cómo podría ser de otra manera? Tratados de hacer con arte, estos artefactos, son herramientas concebidas para detonar las ideas, la reflexión, la pasión por indagar. Artefactos que son discurso y como tal artificiales,  porque de que “el habla, habla” no nos queda la menor duda. Artefactos para interrogar al pensamiento político y al modo en que eventualmente interviene en el ámbito privado y en el tejido social, especialmente cuando la Técnica tiende a emplazar a toda la experiencia humana a volverse objeto de intercambio en un mundo cada vez más comercial publicitario de los medios masivos de comunicación, o cómo sobrevivir en los tiempos de la caída de Dios y del cambio de estatuto de las paternidades en la era de Internet.

En este número 2 de artefactos podemos leer acerca del amor, el amor de transferencia, el glamour Lacan, locuras con textos, cotorreos del chamuyo o lalengua mexicana. Acerca de nuestros amigos, los daños colaterales en la guerra absurda que ocurre en nuestro país, como si hubiera otra que no lo fuera, o esa visible oscuridad descrita por Styron y que le lleva a escribir un magnífico libro testimonial. De las estrategias visuales de la desviación en la creación de las subjetividades gay a las caras duras de las dictaduras, del plus de goce y sus nudos capitalistas, la palabra y la voz o del Dios desaparecido de Camille Claudel en tiempos de la Belle Epoque. Recorrido por los vericuetos planteados por lalengua y los laberintos de Edward James en un paraje perdido de San Luis Potosí o la importancia del documental de testimonio como lo acabamos de ver.

Debo detenerme especialmente en esta última mención pues, qué mejor momento y forma para rendir homenaje a esas cientos de jóvenes mujeres que han sido asesinadas y a sus sobrevivientes más cercanos, para continuar trabajando por su no olvido y como reclamo de una justicia que no ha llegado.

No me queda más que invitarles a leer la revista, a disfrutar de las magníficas imágenes fotográficas y dibujos del archivo de la Salpetriére que ilustran el número, convocarlos a que nos acompañen con su lectura y comentarios a sostener este esfuerzo editorial pues ustedes, los lectores, son nuestra razón de ser.

¡Ah, dios!, P.D.: aquí afuera está una mesa donde se vende la revista a precio de especial, y para todos ustedes que no la han comprado los conmino a hacerlo, porque ustedes, los lectores, no son solo su razón de ser sino también su único soporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada