EPENE/AMLO ¿ignoran? ¿Está mal eso?

EPENE/AMLO ¿Ignoran? ¿Está mal eso? Alberto Sladogna, psicoanalista, @sladogna

Padre, Padre, perdónalos porque no saben lo que dicen(a la manera de Lucas 23,34)

Por antífrasis, caemos en la estupidez. Verba volant, scripta manent. ¿Han pensado ustedes que una carta es precisamente una palabra que vuela?…Son los scripta los que volant, mientras las palabras,…, quedan incluso cuando ya nadie se acuerda de ellas. Jacques Lacan

El Lic. EPENE –candidato presidencial de México, 2012- concurrió a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México (11/2011). Lo hizo para presentar su libro México, la gran esperanza, en el curso de la presentación le hicieron una pregunta ¿Cuáles han sido los tres libros que han marcado su vida personal y política? Así comenzó un calvario de ese candidato presidencial. Ustedes amig@s lectores lo pueden ver y escuchar

EPENE mencionó que los libros que lo han marcado se encuentra La Biblia, aunque no la ha leído toda, y La silla del Águila de Enrique Krauze. El tercer libro lo impacto tanto que no recordó su título.

 

El Lic. EPENE horas después en su cuenta de Twiter reconoció el error y corrigió: La Presidencia Imperial de Enrique Krauze y La Silla del Águila de Carlos Fuentes, dos libros que disfruté leer y hoy confundí. Se los recomiendo. Pero, como dice el proverbio latino citado por Jacques Lacan: Scripta manen, verba volam (Los escritos quedan, el verbo vuela) el “daño” ya estaba hecho.

¿Por qué un daño? ¿De qué daño se trata? ¿Dónde leer ese daño sin interpretarlo? ¿para qué perseguir al Licenciado como se lo ha perseguido?

Carlos Fuentes un escritor al servicio del príncipe salió a desmentir al Lic. EPENE e indicó que EPENE con su ignorancia tendría prohibido dirigir el país. Fuentes no soportaba que la ignorancia atribuida al licenciado lo confundiera a él con su archi…amigo Enrique Krauze; luego otro escritor del príncipe, Enrique Krauze salió a desmentir, en tono “menor” los dislates del Lic. EPENE.

Rápido los partidarios de su rival electoral, Andrés Manuel López Obrador, lanzaron una campaña de crítica difamatoria basada en la ignorancia, en el error y en los lapsus confesos del Lic. EPENE. Instalaron un hecho: tener un error o cometer un lapsus es algo para perseguir y atacar a quien lo cometió. Levantaban una imagen de la cultura:Quien no lee o comete un error de títulos o de autores es un ignorante.

Cuando se les advertió que los sectores aristocráticos de la sociedad suelen avalar esas campañas se justificaban argumentando que un personaje público que tiende a la presidencia no puede ser ignorante y muchos menos no puede hacer ostensible el hecho de que no lee, que no recuerda los títulos de lo que leyó ni los autores que dice haber leído. Estos sectores hacieron de la ignorancia un objeto de persecución, de mofa, un insulto.

Se desplegó por el costado izquierdo de la banda de Internet una persecución contra la ignorancia. Una ignorancia medida por la falta de lectura. Se perseguía –y persigue- a ese candidato a nombre de un racero para medir la ignorancia: quien no lee o no recuerda el nombre de un libro o de un autor o confunde a un autor con otro sería un ignorante y ser ignorante es casi un delito.

Incluso se hizo una interesante y suspicaz parodia de la reacción de Hitler, cuando en sus últimos días es informado de la pifia del Lic. ENEPE, ese chiste y crítica puede verse en esta comedia que no persigue a nadie.

El domingo 18/12/2011, Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de amplios sectores de la izquierda de México inició una campaña por el Distrito Federal, capital de México. Lo hizo en una delegación, Gustavo A. Madero. Allí en su discurso cometió una pifia o un lapsus o un error. Andrés Manuel López Obrador, se equivocó en el precio del Metro al mencionar que cuesta dos pesos cuando en realidad es de tres pesos.

López Obrador pidió a sus seguidores que enteraran a sus familiares en provincia sobre los logros de su gobierno en el Distrito Federal: Muchos no saben que aquí la atención médica y los medicamentos son gratuitos, muchos no saben que aquí el transporte público, el Metro, cuesta dos pesos. Inmediatamente la gente le gritó tres, tres. Notese un detalle fueron los asistentes quienes captaron el error y lo corrigieron, en efecto, hasta ahí era solo un error ¿Cómo se transformó en un lapsus calami?

Unos minutos después el candidato corrigió:Dije dos pesos el Metro porque cuando fui jefe de Gobierno así lo dejé.

Verba volam, scripta manen
no perdona por derecha ni por izquierda. AMLO al corregir y quizás, justificar su error lo convirtió en lapsus calami: a.- él hablaba pensando en su administración el costo del boleto en su administración ¿pasada o actual? y b.- su lapsus lo muestra como si siguiera siendo el jefe del Gobierno del DF ( transcripción de revista Proceso http://www.proceso.com.mx/?p=291841 )

El lapsus o la declaración de AMLO puede escucharse en este audio entre el minuto 25 y el minuto 27 del video en
http://livestre.am/1bvJt.

Verba volant scripta manent

La frase es una cita latina tomada de un discurso de Cayo Titus al senado romano. Ella expresa que Las palabras vuelan, lo escrito queda. Las palabras al volar ya no pueden ser contraladas quedan en el lenguaje del colectivo, mientras que, quizás, un escrito puede ser corregido, así cuando al escribir cometemos un error se lo tacha, se lo borra y se lo corrige. Mientras que el carácter oral –la palabra- ya no permite esa corrección.


En la actualidad permite ampliar elementos que Sigmund Freud estudió respecto del lapsus. El presente ha permitido modificar, al menos, un elemento: el lapsus calami no tiene nada que ocultar sino que dice lo que dice en cubierta. El lapsus calami atraviesa la realidad y muestra un trozo del real que afecta a los miembros del colectivo.

La modernidad permite almacenar en la memoria virtual –una forma de la memoria- esos lapsus o deslices e incluso se los reitera. Cuándo se lo repite, una y otra vez en el audio y/o en la pantalla ¿Qué es lo que se reitera y qué se pierde?


A su vez los medios han instalado un paradigma: seguir a X o Y ciudadan@ mediante una imagen de normalidad construida por los mismos medios, luego con esa imagen se persigue a ese tal X o Y ciudadan@ pues no cumple con esa imagen normal. Esa imagen normal es fabricada como lo son todas y cada una de las imágenes desde que existen las imágenes a partir del Concilio de Nicea, en Bizancio, cuando se aceptó exhibir una imagen icónica de Jesucristo (Cfr., Guy Le Gaufey:El lazo especular: un estudio transversal de la unidad imaginaria). Ahí nacieron las discusiones bizantinas.

LAS IMÁGENES NORMATIVAS

Es interesante observar que para instalar los íconos fueron sacrificadas varias vidas e incluso se realizaron en su nombre varias guerras. Hoy, asistimos a un hecho insólito: se escucha a una izquierda que empuña su instrumento crítico con esa mano y ejecuta con su derecha; la inversa es válida. Hoy, en los medios, la imagen o ícono que conduce su guerra es una forma de cultura, por ejemplo, no leer libros como signo de ignorancia a combatir, ideal compartido por la izquierda con la derecha, descargado sobre aquellos que tenemos ignorancia. Se persigue a quienes son encontrados culpables de mostrar su ignorancia.

Esa lucha requiere instalar un patrón único para medir la ignorancia y desde ese patrón (¿¿¡¡…!!??) se dictamina que tal o cual ha pecado. Algunos califican de ignorante al Lic. EPENE pues habría confesado que no lee o confunde a los autores o no recuerda los títulos; ahora otros califican de ignorante al candidato de izquierda AMLO pues no sabe el precio actual del metro en el Distrito Federal o peor aún, a pesar de ya no ser Jefe del Gobierno del DF sigue hablando como si lo fuese.

Ambos personajes políticos quedaron cercanos al intentar corregir un error: ambos por X o por Y razón se dedicaron a corregir y/o a justificar su error. Al corregir o justificar aceptan que lo cometieron y ambos acceden pasan del error a un lapsus. Aceptan lo que pretenden justificar ¿Para qué?

Las mujeres y hombres públicos de la política no aceptan ser tomados por un lapsus y quizás por eso en sus discursos pueden tener lapsus calamis o errores. Avanzo una hipótesis: si aceptaran que tienen lapsus eso los convierte en semejantes de cualquiera de l@s ciudadan@s que los van a votar y elegir; la ciudadanía comete errores, lapsus y lapsus calamis, en particular, cuando se reciben los resultados de tal o cual votación.

En Argentina la ciudadanía de una provincia eligió en varias oportunidades y para distintos cargos a un general de la dictadura que personalmente ejecutaba con su arma a los prisioneros secuestrados. En Guatemala acaba de elegir presidente a un general que tiene causas por genocidio. En México un sector importante, cercano al 50% por ciento de los votantes, eligieron al Lic. Calderón ¿Serán lapsus calamis del colectivo ciudadano? ¿Y por qué no?

Parece difícil aceptar por parte de la ciudadanía e incluso de varios políticos y estudiosos de la política un hecho elemental. Si, ¡Elemental Watson! Ese hecho elemental es el nudo del lenguaje: la actividad política es solo y únicamente una actividad de los humanos parlantes. De ahí que en varias ocasiones, esos humanos que hablan cometen o realizan algunos escándalos del cuerpo hablante.

EL CUERPO HABLANTE DEL SER HABLANTE POLÍTICO

La materia de la política está construida con el tejido del lenguaje y se realiza en las palabras dichas, dichas al margen de lo que se quiere y/o de lo que se quería decir: Verba volam

La política es un asunto seres hablantes, señala con pertinencia Jean-Claude Milner. Este autor subraya que el minimalismo en política hace reaparecer al materialismo. En la ocasión, esa materia desnuda es el cuerpo. Aparece el cuerpo hablante del ser hablante del político quede ubicado a la izquierda, al centro, a la derecha o todo lo contrario. Agradezco a Gustavo Pita el regalo del texto de Jean-Claude Milner Pour une politique des êtres parlants (Por una política de los seres hablantes, Verdier, París, 2011).

LA IGNORANCIA COMPARTIDA

En el psicoanálisis se puede jugar con la ignorancia debido a que ella no es un defecto o un error o una mala costumbre, al contrario ella permite desplegar un saber no sabido. La ignorancia juega entre el amor y el odio Lacan en forma divertida decía que: las tres pasiones fundamentales se sitúan en sus cruces: el amor en el cruce del simbólico y el imaginario; el odio aparece en el vértice del imaginario con el real; y por último, en la intersección del real con el simbólico brota la ignorancia.

La ignorancia compartida deja abierto un saber no sabido, veamos como eso se realiza en estos lapsus calami.

Una ignorancia pública del Lic. EPENE diría que él, por ignorante, se confundió, al contrario, de esa ignorancia surge un saber pues al mencionar una obra de Carlos Fuentes como siendo de Enrique Krauze, su ignorancia dejó al descubierto un saber no sabido: ambos intelectuales son semejantes, son intercambiables en tanto que son intelectuales de la república simulada generada por los caudillos de la revolución. Eso explica un poco el malestar de Carlos Fuentes prohibiéndole al Lic. EPENE, como Platón, el acceso a la presidencia pues no sería o no tendría la talla un intelectual como Fuentes cree que es él mismo. Platón pregonaba que la ciudad debía ser gobernada por un rey filósofo (Cfr., Platón en La República)

El lapsus calami de AMLO con el valor de los boletos del metro muestra de forma abierta un lapsus que él comete: se ubica en el lugar en que no está –ha dejado el gobernador del DF- o al contrario considera que ya tiene lo que aún no obtuvo -faltan meses para las elecciones y para que él sea elegido presidente. El lapsus calami de AMLO revela que él también tiene un saber no sabido, no es administrador de lo que surge de sus palabras.

Ambos casos muestran un saber que por vía de la ignorancia compartida se muestra en cubierta/encubierta. Quién se considere libre de esa ignorancia que tire la primera piedra, si es que encuentra alguna piedra pues ya fueron agotadas por el colectivo al que cada quien pertenece.

ADENDA:

Las actividades del programa ESCUCHARTE y la serie de estos textos se reanudan a partir del sábado 14 de enero del año 2012.

Alberto Sladogna, psicoanalista; aslamora@yahoo.com.mx http://www.elsaborsaberdelpsicoanalisis.org; http://www.escucharte.net ; @sladogna

Comentarios

  1. Alberto: Creo que esa actitud de descalificar la ignorancia ha sido muy dañina pues ha inhibido la discusión no sólo en el terreno político sino también en otros, como el educativo. Pienso que el saber tiene en realidad muy poca importancia en México pues no hay un apoyo constante para la gente que se acerca al conocimiento. Así ese saber queda desvinculado de la realidad práctica y se convierte en un lujo de la élite. La élite luego le restriega su ignorancia a la clase baja, su ignorancia principalmente sobre los bienes que ellos (la élite) consumen y no sobre algún saber que pudiera portar un contenido crítico respecto de la forma de concebir las cosas. Se me ocurre que ésto tiene relación con lo que decía Marx respecto de que la clase baja adopta la moral de la alta, lo digo porque la descalificación al EPENE fue desde todos los sectores.

    Además tu mencionas algo sobre el Peje y cómo se sitúa como ya estando en la silla presidencial. ¿Tendrá esto relación con la presidencia legítima? ¿Qué consecuencias puede tener ésto?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Roberto: Si en efecto es como lo decía Marx y como lo ha enseñado el psicoanálisis se emplea la "cultura" para intentar denigrar a otros.
    Quizás respecto de EPENE hay una sorpresa la clase "baja" hace como que lo "crítica" para quedar bien con la "cultura de las clases altas" pero al mismo se ven allí, se identifican y sufren por esos ataques, con lo cual EPENE conserva sus votos y/o los aumenta. Así fue con Fox con las críticas a su "ignorancia" aumentaba su popularidad entre las mujeres del pueblo en particular. .

    Respecto AMLO es delicado pues se ubica , como lo hizo en el 2006, teniendo un "triunfo" en la mano y todavía no es así, el simple tropiezo lo muestra ¿Se dará cuenta él? El entorno de AMLO hoy juega en contra pues no parecen dispuestos a cuestionarlo.Si, quizás él se ha creído más de lo necesario eso de la "presidencia legítima".En este caso si presentó como siguiendo ser el "jefe del gobierno" del DF.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Los políticos en este país no corrigen; se justifican, porque no son capaces de hacerse cargo de lo que dicen.
    Saludos Doc.

    ResponderEliminar
  4. Favían: Quizás siguiendo el hilo de tu observación llegamos a una cuestión más delicada: si la sociedad es hoy, en parte, la sociedad del espectáculo, ergo los políticos son actores, digamos, en terminos del futbol ya no sudan la camiseta, simplemente, despliegan y cumplen con un papel, las consecuencias les tiene sin cuidado pues son actores políticos, dejaron de ser políticos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Alberto:

    Tu texto me recordó el dicho: "Explicación no pedida, acusación manifiesta"...ahora si que "El que se excusa se acusa"...jajaja saludos mi estimado!

    ResponderEliminar
  6. Camilo: Si, así es "A confesión de parte no hay necesidad de prueba".
    Tan es así que ahora AMLO se dedica ya,antes de ganar las elecciones a volver a repartir secretarias -como lo hizo en 2006. "Sobre advertencia no hay engaño
    Al respecto escribí esto en Otra, otra,otra vez ¿tropezar con la misma piedra?... bit.ly/vNhjDV
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. El hablar no es inocente; como toda acción ante nuestra icapacidad para ser neutrales, siempre produce algo.

    Sin embargo, creo que habría que reconocer que solemos confundir al error con la mentira y lamentablemente los castigamos igual.

    ResponderEliminar
  8. Juan Carlos: Si en efecto hay una diferencia entre un error y una "mentira",solo que ciertas circusntancias el error dice una mentira con su verdad o una verdad con su mentira.
    Si, hablar no es inocente y no es para nada neutro
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto

Jacques Lacan: "Jamás hable de formación analítica...no hay formación..." 3/11/1973

Jean Allouch : Dos analíticas del sexo

Felix Guattari: Vértigo de la inmanencia