lunes, 24 de agosto de 2015

Deleuze y Guattari explican, cuestionan, debaten

                             (Escena del filme italiano: Los compañeros, 1963)

                 


Deleuze y Guattari se explican...

Mesa redonda realizada a mediados de junio de 1972, apenas publicado El Anti-Edipo (Capitalismo y esquizofrenia I), esta mesa redonda fue organizada para el número 143 de La Quinzaine Littéraire. El director de esta revista, Maurice Nadeau, y el filósofo (y gran amigo de Deleuze) François Chatelet propusieron esta mesa para confrontar a Deleuze y a Guattari con algunos reconocidos representantes de diversas disciplinas: Roger Dadoun y Serge Leclaire (psicoanálisis), Henri Torrubia (psiquiatría), Raphaël Pividal (sociología) y Pierre Clastres (antropología, que los franceses gustan llamar «etnología»).La presente edición tomó como fuente en castellano  «Deleuze et Guattari s'expliquent...», incluido en L'Ile Déserte et autres textes (Textes et entretiens 1953-1974), Paris, Les Éditions de Minuit, 2002, pp. 301-19. [Existe traducción de José Luis Pardo, La isla desierta y otros textos (Textos y entrevistas 1953-1974), Valencia, Pre-Textos, 2005.]

Maurice Nadeau.- Aunque Gilles Deleuze y Félix Guattari desearían que esta discusión comenzara con las preguntas, les pedimos que, en primer lugar, expongan brevemente la tesis de su libro y, a continuación, que nos digan de qué manera se ha efectuado su colaboración.

Félix Guattari.- Esta colaboración no es el resultado de un simple encuentro entre dos individuos. Al margen de las circunstancias particulares, ha sido todo un contexto político lo que nos condujo a ella. Al comienzo, se trataba menos de poner en común un saber acumulado que de poner en común nuestras incertidumbres, e incluso cierto desasosiego ante el giro que habían tomado los acontecimientos de Mayo del 68.

Formamos parte de una generación cuya conciencia política nació con el entusiasmo y la ingenuidad de la Liberación, con su mitología conjuradora del fascismo. Y las cuestiones que dejó en suspenso esa otra revolución abortada que fue Mayo del 68 se han desarrollado, para nosotros, como un contrapunto perturbador que nos inquieta, como a muchos otros, y nos preocupa por lo que nos deparará el futuro inmediato, que muy bien podría entonar los himnos de un fascismo de nuevo cuño que nos haga añorar el de los viejos tiempos.

Nuestro punto de partida fue considerar que, en los períodos cruciales, algo del orden del deseo se manifiesta a escala del conjunto de la sociedad, algo que después es reprimido, liquidado, tanto por las fuerzas del poder como por los partidos y sindicatos que se dicen obreros y, hasta cierto punto, por las propias organizaciones izquierdistas.

¡Y, sin duda, habría que remontarse mucho más atrás! La historia de las revoluciones traicionadas, la historia de la traición del deseo de las masas puede identificarse, prácticamente, con la historia del movimiento obrero en sentido estricto. ¿De quién fue la culpa? ¡De Beria, de Stalin, de Kruschev... Que no eran bueno el programa, la organización, las alianzas... Que no se habían leído bien los textos de Marx... ¡No hay duda de todo eso! Sin embargo, la evidencia desnuda permanece: la revolución era posible, la revolución socialista estaba al alcance de la mano, existe indiscutiblemente , no es un mito que las transformaciones de las sociedades industriales hayan vuelto inconsistente.

Bajo ciertas condiciones, las masas expresan su voluntad revolucionaria, sus deseos barren todos los obstáculos, abren horizontes desconocidos, pero los últimos en darse cuenta son las organizaciones e individuos que se supone que las representan. ¡Los dirigentes son traidores! ¡Es evidente! Pero ¿por qué los dirigidos continúan escuchándolos? ¿No será consecuencia de una complicidad inconsciente, de una interiorización de la represión, que opera  en escalones sucesivos, del Poder a los burócratas, de los burócratas a los militantes y de los militantes a las propias masas? Lo hemos visto bien tras Mayo del 68.

miércoles, 5 de agosto de 2015

Caso "clínico". Capricho Materno, máquina de guerra @sladogna


Caso “clínico”   Audacias de LA MADRE
Experiencia de una máquina de guerra : los estragos de LA MADRE ¿Cómo se construyen?

La reciente ejecución de Rubén Espinosa, Nadia, Alejandra, Yesenia y Nicole, ejecución a cargo del Estado en el curso de la barbarie civilizada, hizo pertinente escribir un fragmento de un caso clínico.

Jacques Lacan subrayo (20/12/1961) los efectos que causaba el capricho de LA MADRE. En el seminario oral de 1969/1970, El revés del psicoanálisis mostro una imagen: El papel de la madre es el deseo de la madre. Esto es capital. El deseo de la madre no es algo que pueda soportarse tal cual, que pueda resultar indiferente. Siempre produce estragos “. Si ese deseo es capital entonces producirá plusvalía, se reproducirá plusvalor en la sociedad. Lacan reiteró más adelante los efectos desbastadores de esos estragos para las mujeres.  

martes, 4 de agosto de 2015

Gilbert Simondon: el temor

             

Desesperanza.Tricotomias flores ante desierto real @sladogna

          

                                                       Admito plenamente que hay una 
                                                       locura poco
                                                       común por las tricotomias[…] 
                                                       Me siento obligado,
                                                       en aras de la verdad, 
                                                       a hacer tal cantidad de tricotomías,
                                                       que no puedo sino preguntarme si 
                                                       mis lectores, en especial aquellos
                                                       que están en camino de conocer cuán
                                                       común es esta enfermedad, llegarán a 
                                                       sospechar o incluso opinar 
                                                       que soy una víctima de ella
                                                       Charles Santiagos Sanders Peirce, 1910

Un inicio: Quizás llegó el tiempo de "forzar alguna re activación de la palabra", ese horizonte estará dado por la semiótica, una disciplina que parte del signo al que toma por su objeto, así destacar que es ahí "donde está el obstáculo para captar al significante como tal". El signo supone alguien a quien  hace signo de algo.

Los signos son triadas, son elementos ternarios: Así cuando estamos frente a un fenómeno, es decir, cuando cualquier cosa se presenta ante nosotros en cualquier sentido ¿Cómo abordar esa cosa? Sólo mediante tres categorías que han de ser "las tres clases de elementos" que una percepción atenta puede reconocer en el fenómeno.

¿Que es un fenómeno? Peirce es claro, se trata de "Algo de la experiencia exterior que llama nuestra atención, o puede ser el más extraño de los sueño, o una de las conclusiones más abstractas y generales de la ciencia".

Un cuadro nos hace signo solo si estamos tomados por él, si no nos interesa, por más cultura, estudios y anuncios publicitarios no quedaremos afectados por eso que el signo que nos presenta ¡Extraño! Algo semejante ocurre en los encuentros amorosos, hay un signo que nos atrapa. Incluso, por qué no, se puede llegar a alguien que no sea de este credo: alguien a quien hacerle signo. La extrañeza de leer los textos de Freud o los de de Lacan producen signo para quien dice que eso "no se entiende" o "es muy complicado" o "no se puede leer". En cada ocasión está el signo. ¡En primer lugar no crean que el signo no es asunto mío, bajo el pretexto de que yo definí al significante como nadie se había atrevido a hacerlo! Por el contrario es lo primero y será también lo último .(J. Lacan, Radiofonia, Siciliccet 2/3, 1970)L Pero hizo - hacia- falta en psicoanálisis un gran desvío para confesar que en el principio solo está el signo, el mundo de los signos posibles. La tricotomía infernal del real, del simbólico y del imaginario

Pintar un cuadro es fabricar un signo, no es una representación de nada, solo es una presentación signos. Pintar un cuadro en acto con los pinceles de la vida, darle vida al cuadro, al mismo tiempo compartirlo con otros, eso hace  signo que encontrará o no, un significante.

¿Cómo? La caída del emporio paternal hace aparecer en la vida de cada quien una imagen: el desierto del real. Esa imagen causa muchas cuestiones subjetivas: tristeza, desesperanza,inhibiciones, parálisis, "depresiones muy profundas", como las que vivió Jacques Lacan al ser expulsado de lo que era el mundo del psicoanálisis en 1964 o como las que vivió Félix Guattari al salir de la primavera del 68 y comenzar a vivir el  invierno que siguió a la misma; la tristeza que invadió a la generación de 1968 luego de la noche de Tlatelolco; la desesperanza que azotó a algunos argentinos a partir de la tormenta del desierto que aniquiló las utopías compartidas en los años setenta; incluso: la desilusión de los zapatistas cuando creyeron posible la firma los acuerdos de San Andrés y el Estado -sus partidos, el conjunto de la clase política sin excepción- sacaron de sus anchas mangas el "NO, de ninguna manera". Es interesante cada una de estos fenómenos subjetivos condujo a varias personas a iniciar una análisis ¿A qué se deberá?

La desesperanza es abierta por el desierto del real - Cfr.: el filme "Matrix"- es paradójica, genera terribles padecimientos, mismos que se llevaron y se llevan vidas vivibles, como la de Rubén Espinosa foto periodista asesinado en el DF, México junto con Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Alejandra y Nicole. Al mismo ese desierto real como cualquier desierto es un terreno, es un lugar en el que hay cosas que florecen, florecen otras vidas posibles,  otros posibles, otras posibles formas de vida.

El siguiente vídeo pone en discusión algo ¿Cómo hacer público un cuadro? ¿Cómo hacerle un público a ese cuadro? ¿Será posible sacarlo del lugar de encierro del museo? Ante la desesperanza ¿abrir el museo al publico y cambiar la articulación entre ambos 'Es otro posible? Estas cuestiones quizás no sean tan alejadas de cuestiones subjetivas de inhibición, de síntoma, de angustia, de terror que al encontrar una articulación con otros cambian, algo cambian, cuando algo cambia  -aunque sea minúsculo-las cosas cambian.
Aquí el vídeo:

             

viernes, 31 de julio de 2015

Marcelo Percia: Noticias sobre Felix Guattari

Noticias Sobre Félix Guattari
Marcelo Percia. Publicado en Antroposmoderno (http://www.antroposmoderno.com/antro-articulo.php?id_articulo=339)

Oisy, Francia, 1930. En el nombre de Félix Guattari se conjugan militante político, escritor y psicoanalista. Muere en Francia, a los 62 años, la noche del 29 de agosto de 1992. Su formación es inclasificable. Luego de tres años abandona los estudios de Farmacia e intenta una licenciatura en Filosofía en la Sorbona que interrumpe al poco tiempo. Concurre a cursos de Merleau-Ponty y de Bachelard. Como muchos jóvenes de su época siente admiración por Sartre.

Se aproxima a la obra freudiana a través del pensamiento de Jacques Lacan. Comienza su psicoanálisis con el propio Lacan y es uno de los primeros no médicos que participa en su Seminario . Entre otras cosas, esa experiencia decide su formación como psicoanalista. Años después se integra a la Escuela Freudiana de París creada por Lacan, en la que alcanza el título de Analista Miembro de la Escuela . Participa del grupo hasta su disolución, declarada por su fundador, el 5 de enero de 1980.

jueves, 30 de julio de 2015

Dufour: La mística del espejo, Lacan , Boehme

                 


Lacan y el espejo sofiánico de Boehme escrito por Dany-Robert Dufour, 

Epílogo:El "estadio del espejo" de Lacan: diálogos con el espejo, el surealismo, la fotografía y la locura escrito por Alberto Sladogna  

jueves, 23 de julio de 2015

La apropiación del dormir y su producto el soñar



El presente texto es un breve reportaje a Jonathan Crary que escribio un texto extraño, una pesadilla y también la puesta en cuestión de un horizonte es posible cambiar algo de nuestras vidas a pesar de los intentos de control. Señalo un aspecto el psicoanálisis surgió a partir de una obra pionera y audaz de Sigmund Freud La interpretación de los sueños (1899-1900), hoy el autor nos informa de una operación que afecta a la actividad del dormir y que tiene consecuencias sobre el sueño. Conviene recordar que el desliz (l'unbévue) -una nueva forma del llamado "inconsciente" propuesta por J. Lacan en 1976/1977- ese desliz implica una actividad que no requiere del estado del dormir para hacer presentes cuestiones de la subjetividad, claro de la subjetividad de la actual sociedad del capitalismo financiero y antropófago -sistema en que todo lo que puede producir plusvalía lo devora.(Alberto Sladogna) 

El Capital ya se cobra nuestro sueño

Entrevista con Jonathan Crary, acaddémico estadounidense, sostiene que el capitalismo ha inaugurado una etapa de producción y consumo sin límite, que lleva a la humanidad a la privación del sueño. Jonathan Crary, viene a confirmar las sospechas de un mundo que ha hecho del día una condena de 24 horas.

Poderosas radiografías del dinero

Para ser honesto, no dormí bien anoche”, dice un tanto desvelado –mientras nos escribe– Jonathan Crary autor de un libro que quita el sueño. Literalmente. Y no deja dormir porque viene a confirmar las sospechas de un mundo que ha hecho del día una condena de 24 horas. El libro de Crary se llama así 24/7 (Paidós). Y lleva por subtítulo: El capitalismo tardío y el fin del sueño . Es decir, las 24 horas, los siete días de la semana. Siempre abierto y en funcionamiento. Full time. “Nuestro sistema económico global actual depende de los mercados ‘24/7’ y la producción y consumo sin pausa. Esto es totalmente incompatible con la inactividad, la improductividad, el tiempo muerto del sueño, y eso genera un antagonismo continuo entre estas necesidades”, dice Crary mezclando resignación y condena.