lunes, 15 de diciembre de 2014

Sade no fue miembro de la policía o del ejército


La tortura del goce no es una tortura política.Por Alberto Sladogna
sladogna@gmail.com primera edición el 15/20/2001

    

Las palabras son como las monedas de oro, que una vale por muchas como muchas no valen por una.
Francisco de Quevedo y Villegas

Corresponde renovar la edición de este artículo debido a que los hechos de tortura, de desaparición que se viven hoy en México, a partir de los episodios de Ayotzinapa, Guerrero donde 43 estudiantes han sido desaparecidos. Esos hechos que se reiteran en otros lugares de nuestra América Latina coloca sobre el tapete, en cubierta las extrañas y a veces, muy lamentables concepciones que el psicoanálisis ha mantenido, desde el punto de vista teórico y en varios casos atroces, desde el punto de vista práctico. Además como en América del Sur se hace "coincidir" o se le atribuye una equivalencia a la "psicología" -una profesión como tal honorable y reconocida- con el psicoanálisis -que no es una profesión, sino una practica, entonces al hacerse esa equivalencia se fabrica un equívoco que toca temas muy actuales: el reciente informe sobre el empleó de la tortura por parte de los EEUU reconoce haber pagado a los psicólogos americanos 84 millones de dólares para recibir su asesoría en la práctica de la tortura. Estás son algunas de las causas para volver a editar este texto.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Marx ¿Elogio de la delincuencia profesional?

Karl Marx Concepción apologética de la productividad de todas las profesionesEscrito entre 1860 y 1862 se editó postumamente, a modo de apéndice en “Teorías de las plusvalías”

El filósofo produce ideas, el poeta poemas, el cura sermones, el profesor compendios, etc. El delincuente produce delitos. Fijémonos un poco más de cerca en la conexión que existe entre esta última rama de producción y el conjunto de la sociedad y ello nos ayudará a sobreponemos a muchos prejuicios. El delincuente no produce solamente delitos: produce, además, el derecho penal y, con ello, al mismo tiempo, al profesor encargado de sustentar cursos sobre esta materia y, además, el inevitable compendio en que este mismo profesor lanza al mercado sus lecciones como una “mercancía”.
Lo cual contribuye a incrementar la riqueza nacional, aparte de la fruición privada que, según nos hace ver, un testigo competente, el señor profesor Roscher, el manuscrito del compendio produce a su propio autor.
El delincuente produce, asimismo, toda la policía y la administración de justicia penal: esbirros, jueces, verdugos, jurados, etc., y, a su vez, todas estas diferentes ramas de industria que representan otras tantas categorías de la división social del trabajo; desarrollan diferentes capacidades del espíritu humano, crean nuevas necesidades y nuevos modos de satisfacerlas. Solamente la tortura ha dado pie a los más ingeniosos inventos mecánicos y ocupa, en la producción de sus instrumentos, a gran número de honrados artesanos.
El delincuente produce una impresión, unas veces moral, otras veces trágica, según los casos, prestando con ello un “servicio” al movimiento de los sentimientos morales y estéticos del público. No sólo produce manuales de derecho penal, códigos penales y, por tanto, legisladores que se ocupan de los delitos y las penas; produce también arte, literatura, novelas e incluso tragedias, como lo demuestran, no sólo La culpa de Müllner o Los bandidos de Schiller, sino incluso el Edipo [de Sófocles] y el Ricardo III [de Shakespeare]. El delincuente rompe la monotonía y el aplomo cotidiano de la vida burguesa. La preserva así del estancamiento y, provoca esa tensión y ese desasosiego sin los que hasta el acicate de la competencia se embotaría. Impulsa con ello las fuerzas productivas. El crimen descarga al mercado de trabajo de una parte de la superpoblación sobrante, reduciendo así la competencia entre los trabajadores y poniendo coto hasta cierto punto a la baja del salario, y, al mismo tiempo, la lucha contra la delincuencia absorbe a otra parte de la misma población. Por todas estas razones, el delincuente actúa como una de esas “compensaciones” naturales que contribuyen a restablecer el equilibrio adecuado y abren toda una perspectiva de ramas “útiles” de trabajo.
Podríamos poner de relieve hasta en sus últimos detalles el modo como el delincuente influye en el desarrollo de la productividad. Los cerrajeros jamás habrían podido alcanzar su actual perfección, si no hubiese ladrones. Y la fabricación de billetes de banco no habría llegado nunca a su actual refina-miento a no ser por los falsificadores de moneda. El microscopio no habría encontrado acceso a los negocios comerciales corrientes (véase Babbage) si no le hubiera abierto el camino el fraude comercial. Y la química práctica, debiera estarle tan agradecida a las adulteraciones de mercancías y al intento de descubrirlas como al honrado celo por aumentar la productividad.
El delito, con los nuevos recursos que cada día se descubren para atentar contra la propiedad, obliga a descubrir a cada paso nuevos medios de defensa y se revela, así, tan productivo como las huelgas, en lo tocante a la invención de máquinas. Y, abandonando ahora al campo del delito privado, ¿acaso, sin los delitos nacionales, habría llegado a crearse nunca el mercado mundial? Más aún, ¿existirían siquiera naciones? ¿Y no es el árbol del pecado, al mismo tiempo y desde Adán, el árbol del conocimiento? Ya Mandeville, en su “Fable of the Bees” (1705) había demostrado la productividad de todos los posibles oficios, etc., poniendo de manifiesto en general la tendencia de toda esta argumentación:
“Lo que en este mundo llamamos el mal, tanto el moral como el natural, es el gran principio que nos convierte en criaturas sociales, la base firme, la vida y el puntal de todas las industrias y ocupaciones, sin excepción; aquí reside el verdadero origen de todas las artes y ciencias y, a partir del momento en que el mal cesara, la sociedad decaería necesariamente, si es que no perece completamente.”
“Lo que en este mundo llamamos el mal, tanto el moral como el natural, es el gran principio que nos convierte en criaturas sociales, la base firme, la vida y el puntal de todas las industrias y ocupaciones, sin excepción; aquí reside el verdadero origen de todas las artes y ciencias y, a partir del momento en que el mal cesara, la sociedad decaería necesariamente, si es que no perece completamente.”
Lo que ocurre es que Mandeville era, naturalmente, mucho más, infinitamente más audaz y más honrado que los apologistas filisteos de la sociedad burguesa.

viernes, 5 de diciembre de 2014

El corazón...toral, reeditado en homenaje a V. Leñero

El corazón, una cuestión toral 1
Alberto Sladogna
El colectivo no es nada sino el sujeto de lo individual
Jacques Lacan, 1966


México, los años locos y un corazón
En México el 17 de julio de 1928, en pleno acmé de los años locos, con la guerra cristera en franco desarrollo, José de León un joven católico perteneciente a la Liga de Defensa de Religión ejecutó al presidente electo el 1 de julio de 1928, General. Álvaro Obregón. ¿Ambos consideraban estar elegidos para sus respectivas misiones: ser reelecto/ ejecutar el re-elegido? Toral descargó su arma sobre el político reelecto, la primera bala atravesó el corazón del general. Luego del crimen, cuatro días después, surgió a la luz pública el nombre y apellido de José de León Toral. Será con el apellido materno, Toral, como el autor del magnicidio quedó registrado en la historia política de México.

Un año después, el 9 de febrero de 1929, Toral enfrentó un pelotón de fusilamiento en cumplimiento de su condena: una de las balas le atravesó el corazón. La muerte de ambos involucrados -Álvaro Obregón; José de León Toral- incluye un órgano, el corazón. Ese magnicidio dio origen a una singular organización política del estado mexicano, el Partido Revolucionario Institucional, formación política que ejerció el poder durante 70 años. En 1995, ese partido político sufrió otro magnicidio en la persona de su candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio. Seis años más tarde el P.R.I. perdía por primera vez las elecciones presidenciales y por ende dejaba el poder político que ejerció por más de siete décadas. Esa derrota dejó al sistema político presidencial sin su referente. El extravío o la declinación o la pérdida de la referencia afecta hoy al conjunto de la cultura.

jueves, 4 de diciembre de 2014

ENEMIGOS ÍNTIMOS Correspondencia entre Thomas Bernhard y Unseld,



Thomas Bernhard fue uno de los escritores más preocupados por eludir los facilismos y las comodidades de la institución literaria, pero de todas formas se preocupó siempre por la circulación y el destino de sus libros, exigiendo máximo rigor a los editores. Así lo demuestra su intercambio de correspondencia, al borde siempre del amor-odio, relación llena también de humor e ironía, con Siegfried Unseld, máximo responsable de la editorial alemana Suhrkamp. Intercambiaron más de quinientas cartas entre 1961, cuando el escritor austríaco empezó a publicar allí, y 1989, año de su muerte. Ahora se publica una compilación y selección de la Correspondencia entre Bernhard y Unseld, una pieza dramática testimonio de amistad, lucidez y desesperación, por Paula Pérez Alonso
¿Habrá sido su condición física, siempre vulnerable, lo que lo lanzó a tomar riesgos, a eludir lo seguro, a redoblar la apuesta? La primera vez que leí a Thomas Bernhard sentí que se abría ante mí una huella de la que no podía volver, solo quería seguir leyendo en esa incomodidad conmovedora. ¿Cómo era que textos escritos con una perspectiva tan sombría podían producir la emoción y la luminosidad más extremas? El impacto extraño de estar ante aquello que uno anda buscando: lo nuevo y único; la imposibilidad de identificarlo, una convulsión. Aquello a lo que Kafka aspiraba: una letra que cortara como una daga. Alguien que escribía sin puntos aparte, sin pausas, sin temor a quedarse sin aliento, lograba un ritmo y una excitación, la famosa musicalidad, con el encabalgamiento de frases largas que dejan huecos de información, una sintaxis compleja e hipnótica que se va animando y no afloja, muerde y golpea y produce una adicción medio frenética.

martes, 2 de diciembre de 2014

Historia de amor por "Nato/ El negro" Osvaldo Natucci



Aquí presentó este vídeo pleno de enseñanzas para la vida cotidiana de cada un@ de nosotros: se trata de una historia de amor corporal que permanece  tres minutos ¿Muchisimo tiempo,  muy       poco...? sin embargo se vive, se experimenta. Osvaldo Natucci  testimonia su experiencia 
                                        amorosa, con cadencia, con picardía ¿Que nos enseña a los analistas?


Osvaldo , le decíamos hace algunos años atrás, el "Negro" o el "Nato", un hombre de mundo, del mundo que llego en los años setenta desde la izquierda. Allí compartimos una de sus aventuras más interesantes y subversivas en muchos sentidos del término. Osvaldo fue el inventor de una revista Ya! es tiempo de pueblo", en concreto inventó una forma de hacer periodismo siguiendo los pasos del tango al reunir las multiplicidades del saber popular, de la filosofía (Sartre, Marx, Gramsci, Discepolo, Arlt), de la literatura (Hernández, Borges,...) de teoría política (Perón, Jaureche, Aricó, Pepe Num...) de análisis (Freud, Lacan...). El tango es una de las formas de la memoria, la memoria corporal producida en el encuentro al que se lo construye con el pecho de un cuerpo compartido. Aquí el vídeo:


           

domingo, 30 de noviembre de 2014

Katrin Himmler mutación del secreto familiar


Este vídeo nos muestra un reportaje a Katrin HImmler que procedió a efectuar algo respecto de su entorno familiar: ella es nieta de Heinrich Himmler, quien fue el principal impulsor del descarte de personas, conocido como la "solución final" [Endlösung]. Ese plan introdujo en occidente el método epistemológico del pasaje de la pareja pregunta/respuesta a la siniestra pareja problema/solución. Esta pareja dirige gran parte de la vida cultura...de cada uno de nosotros. Los sucesos de Ayotzinapa, Guerrero, México muestran una de sus consecuencias y sus practicas.


             

martes, 25 de noviembre de 2014

¿Fosacomún,vida común, comunidad? O Moisés Romero Castro


La comunidad y su violencia: la fosa común y el detrimento de la vida en común
Oscar Moisés Romero Castro

(Texto tomado de http://reflexionesmarginales.com/3.0/la-comunidad-y-su-violencia-la-fosa-comun-y-el-detrimento-de-la-vida-en-comun/ )
Las humanidades acostumbradas por las modas o por costumbres en lo que ha sido el inicio de nuestro siglo[1]quedan petrificadas cuando se le ponen a operar. Tratar de extenderlas para apropiarse de las investigaciones, de los fenómenos a los cuales se les estudian, regularmente llegan a fracasar o quedarse en el ámbito de lo cuantitativo y predecible. Por falta de instrumentos teóricos inclusive varias investigaciones se vienen abajo. Pero sin duda es parte de la filosofía la responsabilidad, es responsabilidad de lo que deje de decir o articular, por lo tanto es menester entender a los fenómenos y problemáticas que ella mantiene o problematizar aquellas problemáticas aun no comprendidas y que no son propiamente solo por causas de la filosofía.